Esta web inserta cookies de terceros para mejorar la usabilidad y temática de la misma con Google Analytics, así como de medios sociales. Los datos personales no son consultados. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en INFORMACIÓN LEGAL.More information
Ocultar este mensaje
Sysmex España
Menu

Calendario Científico 2018 - Enero

¿Qué suele observar en los resultados de un analizador de hematología durante una infección bacteriana aguda antes de que se presente anemia?

Un valor Delta-He elevado

Un valor RET-He elevado

Un valor Delta-He de bajo a negativo

Un valor MicroR bajo

Congratulations!

That's the correct answer!

Sorry! That´s not completely correct!

Please try again

Sorry! That's not the correct answer!

Please try again

Notice

Please select at least one answer

Datos científicos de base

La relación entre anemia e infección es compleja. Por ejemplo, es importante distinguir entre infecciones agudas y crónicas. En las infecciones crónicas, la anemia suele ser leve o moderada, y se da una base patofisiológica común para que se presente anemia en varias enfermedades crónicas, ya sean de origen infeccioso, inflamatorio o neoplásico (1). Entre los casos más frecuentes, en los que la anemia se asocia a infección crónica, la causa principal de fondo es una deficiente liberación de hierro por el sistema reticuloendotelial. El origen está en el aumento de la concentración de hepcidina (una hormona reguladora producida por las células del hígado) que está más presente con la inflamación. La hepcidina induce degradación de la ferroportina, que es responsable de la transferencia transmembranosa de hierro a la transferrina plasmática (2, 3).

Si existe anemia en infecciones agudas, puede deberse a diversos factores. La anemia puede estar causada por la destrucción de hematíes (p. ej., por malaria), o ser secundaria a la inhibición de la eritropoyesis de la médula ósea (p. ej., por parvovirus). Muchas otras infecciones agudas, tanto virales como bacterianas, pueden generar anemia a través de otros mecanismos, como la hemólisis idiopática leve (4). Además de ello, la capacidad de proliferación de muchos patógenos invasivos se ve limitada por la biodisponibilidad de hierro, por lo que las estrategias de defensa del hospedador han evolucionado para secuestrar hierro frente a patógenos invasivos. El secuestro de hierro por la ferritina en los macrófagos limita la disponibilidad de hierro para patógenos extracelulares. El mecanismo suprime la disponibilidad de hierro para células progenitoras eritropoyéticas manteniendo el hierro dentro de los macrófagos (5). La baja presencia de hierro en plasma induce una rápida hipoferremia y, en consecuencia, un descenso en la disponibilidad de hierro funcional en la médula ósea, lo que conduce a un descenso del valor RET-He y, por consiguiente, a un valor Delta-He de bajo a negativo. El valor MicroR (el porcentaje de hematíes microcíticos) sería normalmente entre normal y elevado, ya que la proporción de microcitos se elevaría gradualmente por la eritropoyesis con deficiencia de hierro.

Referencias

  1. Marcos BV (2011): Anemia and infection: a complex relationship. Rev Bras Hematol Hemoter. 33(2): 90–92.
  2. Darshan D et al. (2010): Severe iron deficiency blunts the response of the iron regulatory gene Hamp and pro-inflammatory cytokines to lipopolysaccharide. Haematologica. 95(10):1660-7.
  3. Hentze MW et al. (2010): Two to tango: regulation of Mammalian iron metabolism. Cell. 142(1):24-38.
  4. http://www.clinicaladvisor.com/hospital-medicine/infectious-hemolytic-anemias/article/601860/
  5. Parrow NL et al. (2013): Sequestration and scavenging of iron in infection. Infect Immun. 81(10):3503-14.
Copyright © Sysmex Europe GmbH. All rights reserved.